Zeta es una pastor alemán de cinco años aquejada de una displasia de cadera, una enfermedad degenerativa que comprometía seriamente su calidad de vida, causando artrosis y cojera, y fuertes dolores en su pata posterior derecha. Su dolencia, explicó ayer el equipo del Hospital Clínico Veterinario Cuatro de Octubre de Arteixo, no respondía al tratamiento habitual con analgésicos y antiinflamatorios de modo que se apostó por una intervención quirúrgica. Este lunes, informa el centro sanitario, se practicó la operación que consistió en la implantación de una «pata biónica», una técnica que se realiza por primera vez en la Comunidad, y que estuvo dirigida por Andrés Sánchez Carmona. Hasta el momento, en España sólo realizan este tipo de intervenciones dos o tres cirujanos, porque la curva de aprendizaje es muy larga.

La intervención quirúrgica duró casi tres horas y consistió en sustituirle a Zeta la articulación enferma por una prótesis de cadera de titanio personalizada y formada por tres piezas intercambiables. Se trata, explicó ayer en rueda de prensa Sánchez Carmona, de una prótesis no cementada de kyon, la más evolucionada del mercado, cuyo sistema modular prácticamente la convierte en una prótesis a medida. «Es una prótesis articular mecánica funcionalmente perfecta», subrayó el especialista. Una de sus principales ventajas, indicó, es que la integración de sus componentes metálicos —aleaciones de titanio— es muy rápida, de modo que en apenas mes y medio el implante ya está totalmente fijo e integrado en el organismo del paciente sin necesidad de utilizar ningún cemento u otra sustancia que podrían ser perjudiciales para el animal.

«Nuestro objetivo es que Galicia disponga de una unidad veterinaria especializada en implantar este tipo de prótesis y que se pueda hacer de forma habitual», dijo la directora del hospital, Paloma González de Ramos.

Fuente: ABC.ES – Visitar artículo